Algunas Notas Sobre el Teletrabajo

En la sociedad tan globalizada que vivimos repercute de manera directa e indirecta en el mercado laboral, eso se suma a que las personas cada vez damos más importancia a la vida familiar y social. para ser más claros, antes se solía decir que se vive para trabaja, en cambio hoy, se ha dado la vuelta a la frase y la mayoría (entre los que me incluyo) trabajamos para vivir.

Una vez dicho esto, las empresas tienen que buscar nuevas fórmulas y sistemas de trabajo para que el empleado tenga más fácil el hecho de conciliar. Si se consigue esto, ese empleado se sentirá más satisfecho y aumentará cerca de un 30% su rendimiento como han reflejado diversos estudios de satisfacción laboral, además de sentirse más “fidelizado” por la empresa y un sentimiento de orgullo de pertenencia.

Si bien es cierto, implantar un método de teletrabajo en una organización no es barato puesto que es ésta la que debe soportar los costes: equipos, conexión a internet, mobiliario, dispositivos, etc. Pero estos gastos no se deben ver como tales, sino como una inversión que gracias al rendimiento del trabajador se recuperará en un breve de tiempo. Con esto no quiere decir que toda la  jornada se realice desde su domicilio, sino que se puede hacer una combinación, como por ejemplo, 5 horas presenciales y 3 desde cualquier otro lugar. De hecho, ya hay empresas que han implantado este método de trabajo, consiguiendo así facilitar la conciliación, por consiguiente, es una forma de incitar al aumento de natalidad.

El teletrabajo también puede resultar útil a aquellas personas que tienen dificultades desplazarse al centro de trabajo, como es el caso de las personas con movilidad reducida. Este método podría llegar a ser una solución a la inclusión laboral de este colectivo, o de aquellas personas tienen cargas familiares, etc.

De manera indirecta, también se produce un impacto medioambiental positivo al no producirse tantos desplazamientos en vehículo al trabajo conllevaría una reducción de emisiones de CO2, y por ende, también se reducirían los accidentes in itinere (los que se producen de ida y vuelta al trabajo), que además, según las estadísticas, son los que copan el mayor porcentaje de los accidentes laborales.

Pero no es oro todo lo que reluce. Este sistema de trabajo también tiene algunas sombras perjudiciales para ambas partes, trabajador y empresa.

Primero resulta complicado controlar el tiempo efectivo del trabajo por parte del trabajador, aunque ello se pueda hacer comprobando las horas de conexión a la red, o poner una serie de objetivos a alcanzar durante el día o un periodo de tiempo determinado.

También, si da el teletrabajo a jornada completa es muy probable que se produzca un aislamiento social del empleado del resto de la plantilla. Aunque el trabajo no tiene como finalidad hacer amigos, si se llega a producir una relación fluida entre compañeros, incrementará su satisfacción y se reducirán los posibles conflictos.

Una vez dicho todo esto, cada vez tengo más claro que se debería fomentar el teletrabajo por los agentes sociales, ya que resultaría beneficioso para la gran mayoría,

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fin de Prácticas en "La Dipu"

Somos Esclavos de Cosas Insignificantes

Soy Graduado Social

El Miedo...